El Yelmo y punto.

Madrugamos como solo hacen los chalados de la montaña y con las mejores luces de las…