Debut en Cercedilla, por Darío

Gracias tambien a Darío por remitirnos su crónica de la carrera de Cerce, esta vez con la perspectiva de un debutante absoluto en carreras de montaña, ooolé!

“Os pego mi cronica tambien, directamente de la cola del pelotón:
Temía el desastre más absoluto para hoy, mi debut en competición, la “III carrera de navidad de Cercedilla”, que además me habían avisado que era durilla. Encima, anoche no pude dormir, de los nervios y me he levantado hecho polvo y pensando que era mejor quedarme en cama. Pero ha podido el pundonor. Y mi chica me había cosido el dorsal a la camiseta y todo, decidí que tenía que ir como fuera y acabar como pudiese.

Muy buen ambiente al llegar, aunque me preocupaba ver tanta ropa técnica, tanto polar y tanta figura esbelta. me veía andando descolgado por el monte, olvidado por todos menos por las fieras que esperaban su comida. Sólo me descubrirían cuando descbrieran mi chip días después en la moñiga de un oso.
Salimos y el primer kilómetro muy bien, en asfalto, pero se ha empinado al cuesta para subir hacia el monte y ahí me he comenzado a quedar. Me ha animado que se quedara gente conmigo, y lo más curioso ha sido cuando un señor muy, muy chiquitito, que trotaba con un paso como de ciempies tap-tap-tap y al que había adelantado al principio me ha vuelto a pasar. Al poco hemos entrado en el monte, por un sendero de estos para caminantes, y hemos empezado a alternar subidas y llanitos, en los que alternativamente andaba y trotaba. Lo curioso es que cuando andaba los gemelos me dolían un montón, y cuando trotaba me asfixiaba.

Llegar al kilómetro 3 ha sido todo un carajal.Pero poco a poco me he ido encontrando mejor, y he ido pasando gente -poca- incluso algunso chavales de muy buena estampa, atlética, me refiero. Los 3 últimos kilómetros de subida he ido a mi ritmo, y disfrutando del entorno que realmente era precioso, con arroyitos que había que saltar o cruzar por las piedras, vacas silvestres o de dueños muy confiados, arboledas, si todas las carreras de montaña son así la verdad es que merece la pena.
Además, al contrario de lo que me decían, me ha parecido una buena idea empezar aquí por que se iba muy tranquilo, a mi empezar en una rodeado de gente me habría agobiado. Soy tirando a tímido para estas cosas y era una oportunidad perfecta para hacer la carrera a mi aire, rodado por gente que simplemente, como yo, trataba de hacerla como podía.Al kilómetro 6 he llegado más o menos bien, y he tomado un poco de agua para el avituallamiento y una naranja que me ha sabido a gloria, y que me ha dado alas, porque pese a que se supone que debía estar muerto em he empezado a sentir muy bien y a correr a un ritmo muy vivo. me he juntado trotando con un grupeto de chicas muy simpáticas y he corrido con ellas hasta que en el 9 o así me he sentido con fuerzas para irme. Cuando he visto el 10, y eso que era llano, me he puesto contentísimo, y me he permitidfo el lujo de hacerme el último kilómetro pico esprintando (a mi manera, calro) y adelantando a unos cuantos que iban por delante, incluso a unos chavalines a los que les ha sentado como un tiro pero que no han podido con mi rush final, ya cerca de la plaza mayor donde estaba la meta.

He llegado feliz, me he demostrado que me puedo correr 11’6 kilómetros y no he sido el últmo, como esperaba. En concreto he dejado atrás a 70 y tantos compañeros de correrías. El tiempo no ha sido glorioso, 1’24, lo que me da una buena referencia para al San Silvestre. La verdad es que ha sido una experiencia preciosa, me ha animado a seguir y creo que he superado una prueba crítica. Esta semana he corrido poco y necesitaba un incentivo. Ahora sé seguro que puedo acabar la San Sil (como parece que es algo mas facil supongo que podré bajar este 1’15, que ya se que es una ruina pero me doy con un canto en los dientes, poque hace tres semanas, cuando empecé a entrenar, pensaba que no iba a llegar con el control abierto, si llegaba).Pero sobre todo he disfrutado mucho de la carrera, lo he pasado realmente bien y creo que esto me gusta, que voy a seguir haciendolo regularmente.

Si realmente hubiera sido el último me habría dado igual. la sensación al llegar a meta, ver a la gente aplaudiendo y recibir la bolsita con los regalos (por cierto, a las chicas les daban un reloj extra muy chulo, y han sido tan amables de darme uno para mi propia) no creo que me hubiera sentido mejor que en un podio olímpico. Si lee esto alguien que no haya corido nunca y le de un poco de respeto, o de verguenza si es tan malo como yo, que se le pase. Y si es alguien que suele correr, que no se olvide de esta carrerita que realmente es chula.
Pues perdonad el rollo. ”

enhorabuena por el debut, Darío! Y si te gustó correr por aquí, no te olvides de venir a vernos en fiestas de Septiembre con una bonita clásica (esta vez de asfalto) de 11km que forma pate del “Circuito Serrano Mapoma”

Anuncios