Antonio Machado. 70º Aniversario

El próximo Domingo 22feb09 estaremos de nuevo en el sevillano Estadio de la Cartuja. Según la previsión de la meteo, gozaremos de uno de “Estos días azules y este sol de la infancia…” cuyo recuerdo acompañó a Machado hasta su muerte, exiliado en Colliure (Francia) el 22 de Febrero de 1.939. Estos 70 años exactos de la muerte del poeta han sido una de las razones que me convencieron para hacer la Marasevi 09, mi único maratón de asfalto del año.

Un pequeño tesoro familiar:
Portada de la edición austral impresa en Madrid el 29ene 1.959.

50 Años en sus páginas ya.

La poesía de Don Antonio siempre me ha tocado de una forma especial: Por lo sencilla, por lo honda. No soy ningún especalista literario para destacar la poesía machadiana. Sólo puedo decir que me llega su empeño por decir las cosas más hondas o sutiles, con las palabras más llanas y sencillas. Valga como declaración de intenciones la contenida en “Juan de Mairena”:

(Clase de retórica y poética)
-Sr Pérez, salga usted a la pizarra y escriba: “Los eventos consuetudinarios que acontecen en la rúa”.

El alumno escribe lo que se le dicta.
-Vaya usted poniendo eso en lenguaje poético.
El alumno, despues de meditar, escribe: “Lo que pasa en la calle”

-No está mal


Como ejemplo de adonde llegar por ese camino, me quedo con los últimos versos de


A un olmo seco
“….Antes que te derribe, olmo del Duero,
con su hacha el leñador, y el carpintero
te convierta en melena de campana,
lanza de carro o yugo de carreta;
antes que, rojo en el hogar, mañana
ardas, de alguna misera caseta
al borde de un camino;
antes que te descuaje un torbellino
y tronche el soplo de las sierras blancas;
antes que el río hacia la mar te empuje,
por valles y barrancas,
olmo, quiero anotar en mi cartera
la gracia de tu rama verdecida.
Mi corazón espera
también hacia la luz y hacia la vida,
otro milagro de la primavera.


Su vida tambien me atrae, llena de las más sorprendentes aventuras para el hombre menos aventurero que uno imaginarse pueda: Nace el 26 de Julio de 1.875 en el sevillanísimo Palacio de Liria. Su familia se muda a Madrid en 1.883 y se educa en la Institución libre de Enseñanza. Visita París en varias ocasiones. Comparte amistad con Rubén Darío, JR. Jiménez, Unamuno y Valle Inclán, entre otros. Se traslada en 1.907 como catedrático de francés a Soria. Allí se enamora de su alumna de 15 años Leonor, con quien casa 2 años despues. Se empapa del paisaje castellano, al que cantará como pocos. Melancólicos años de viudo en Baeza a partir de 1.912. Doctorado en Fª y Letras en 1.918, y traslado a ejercer a Segovia. Amor platónico por Guiomar -Pilar Valderrama- a partir de 1.924. Los postreros años, de periplo republicano por Madrid, Valencia, Barcelona…y los fríos días finales del exilio en la costa francesa donde hoy reposa aún su cuerpo.

Cuando decidí hacer la Transpirenaica hace ya unos años, salí de Irún con dos compañeros rumbo al Mediterráneo. Tras cruzar el pirineo navarro, los tresmiles oscenses y los valles catalanes, quise terminar precisamente en Colliure, ante la tumba del poeta. Quizás su làpida sea uno de los mejores testimonios de las Dos Españas, ay, eternas.

Haremos pues esta semana a la inversa el viaje del poeta: Bajando ahora del Guadarrama a Sevilla. Aquí os dejo algunos recuerdos de Machado a su paso por Cercedilla y alrededores:

Iris de la noche
(Dedicado a D. Ramón del Valle-Inclán)

“Hacia Madrid, una noche,
va el tren por el Guadarrama.
En el cielo, el arco iris
que hacen la luna y el agua.
¡Oh luna de Abril, serena,
que empuja las nubes blancas!….

…Yo pienso en campos de nieve
y en pinos de otras montañas.
Y tu, Señor, por quien todos
vemos y que ves las almas,
dinos si todos, un día,
hemos de verte la cara. ”

Por eso y por muchas cosas más, dentro de una semana estaré bajo la pancarta de Salida en en la Cartuja sevillana, con más miedo que respeto a los 42k. Por delante, unas cuantas horas de viaje interior bajo el sol. ¡Va por usted, Don Antonio!

¿Tu verdad? No, la Verdad,
y ven conmigo a buscarla.
La tuya, guárdatela.
Anuncios