Cross de los tres refugios, por Cameo

6 de Mayo del 2007.
Primera prueba puntuable para la Copa de España de carreras por montaña.
Nivel de dificultad FEDME: 43
Distancia 26,3 Km´s con un desnivel acumulado de 2794 metros.
Dificultad técnica alta.
400 dorsales.

Esta es la ficha técnica de la carrera que se celebró el pasado Domingo, con salida en la madrileña Pedriza (desde Canto cochino para ser más exactos), y con final en el refugio de la RSEA Peñalara que está situado en Navacerrada.

Llegamos Mari Jose y Yo a las 8:40 a el segundo aparcamiento de Canto Cochino. En mi cabeza todavía resuena la tormenta que se desato el dia anterior, y que me hace dudar mucho de las previsiones meteorológicas. No obstante, en mi mochila hay de todo, mejor dicho ropa para todas las estaciones que existen.
No soy el único que mira hacia las cumbres de Las Cabezas de Hierro y Maliciosa buscando un indicio de lo que nos vamos a encontrar más arriba.
El ambiente, como no podía ser de otra manera, es bastante bueno, las inscripciones se agotaron hace tiempo, todas las selecciones autonómicas se estrenan hoy, el espectáculo está garantizado.
Yo también me estreno hoy, es mi primera carrera con la nueva lentilla, la incertidumbre es total. Por si acaso salgo con un botecito para quitármela en caso de alarma.
Tengo que reconocer que desde el principio esta carrera me tenía un poco acojonado, conozco el

terreno y ser que va a ser durita… pero todo es empeorable.

Salimos del parking para coger el puente que cruza sobre el rio Manzanares, para más adelante cojer la archiconocida autopista de La Pedriza, terreno facil pero en continuo sube-baja.
Nos acercamos al refugio Giner, pero antes de llegar torcemos para enfilar, por una subida complicada, el collado Cabrón. Tras traspasar este comenzamos un descenso rapidísimo para llegar al Km 5 en un puente que cruza de nuevo el Manzanares y que se sitúa al lado de La Charca Verde.
Tras pasar el avituallamiento, el camino se convierte en senda y es prácticamente imposible avanzar sin pararte constantemente debido a que todavía vamos todos junticos.
Continuamos para llegar hasta el Puente de los Manchegos a 1720 msnm avituallamiento estamos en el Km 10. Las sensaciones de momento son geniales, el tiempo acompaña y casi hace hasta calor.
A partir de aquí comienza la carrera.
Vamos cogiendo altura con el rio a nuestra izquierda, la jara nos nos quiere abandonar, y hace que constantemente nos acordemos de ella debido a los constantes arañazos en las piernas.
El agua está presente durante todo el recorrido y las zapas ya hacen choff-choff…
Según ganamos altura la vegetación empieza a desaparecer y el paisaje se transforma en una pradera de alta montaña. Remontamos el tramo con más desnivel de la carrera, el Ventisquero de la Condesa, que se encuentra nevado y hace que remontemos una pala de nieve de unos 300 m apróximadamente. Esto se hace durísimo. Al comienzo de la subida siento un mareo pero enseguida se me pasa y empiezo a pasar gente.
Llegamos al el Alto de Guarramillas (Bola del Mundo) y el cambio del tiempo es bestial. Pasamos de estar con un sol espléndido y calor a estar bajo cero y con niebla. Comenzamos a bajar, con la pista asfaltada cubierta de hielo. La transición se me hace tremenda, estoy totalmente entumecido. Llegamos al avituallamiento del kilómetro 15, las bebidas estan casi heladas y en los tejados hay chupones de hielo, tremendo. Veo a gente que no ha subido con guantes corriendo con las manos metidas en los pantalones.
Llegamos al puerto de Navacerrada tras una bajada bastante complicada, y tras atravesar el mismo, remontamos hasta la zona conocida como el Escaparate para coger el Camino Schmid.
Nada más cogerlo veo a Mari Jose y a Julio, mil gracias a los dos por los ánimos empujan más de lo que parece.
Tras cruzar el camino Schmid cogemos el camino que sube hasta el Collado Ventoso (1906 msnm) alrededor del Km 21.
Aquí se encuentra el último avituallamiento y el más animado, menuda juerga tienen montada ¡¡¡¡ con el frio que hace carajooooo ¡¡¡¡¡.
Desde este punto, la carrera se convierte en un calvario.
Remontamos hacia el cordal de Siete Picos ya con nieve, aire gélido y niebla constantes, tremendo.
Vamos sumando metros pero cada uno es un esfuerzo brutal. Las tres horas y 15 minutos que marcan mi crono mas el clima invernal al que nos enfrentamos hacen que tome muchas precauciones en cada paso que doy, una caida aquí sería peligroso, el rescate complicado y la meteo no está para sentarte a esperar que te saquen de aquí.
Por fin tras atravesar el cordal llego hasta el alto del Telégrafo y de aquí hasta la meta situada en el Refugio del Peñalara en un pis pas.
Aquí se encuentra Mari Jose con la que me fundo en un abrazo, me he tenido que apoyar en ella en algún momento de la carrera para seguir adelante, he de reconocerlo.
Tiempo final 4 h 1 min 51 s.
Un dato significativo de la dureza de la carrera, de los 400 que comenzamos sólo acabamos 288.
Buena organización, carrera más que recomendable por el paisaje tan espectacular por el que se corre, y un ambiente propio de las grandes del calendario nacional.

Anuncios