Göteborg Half Marathon 2.010. Carrera-fiesta.

*Equipo Samuelsson completo, tras la Media Maratón de Gotemburgo

Gotemburgo (Göteborg) : Con medio millón de habitantes, es la segunda ciudad más poblada de Suecia y su más importante puerto. Coherente con la gran tradición atlética del país, hace años que la ciudad ha demostrado que con cariño y buen hacer se puede crear y acoger la más grande carrera del mundo.

La Media Maratón de Göteborg es una gran fiesta compartida durante todo un fin de semana entre sus habitantes y casi 70.000 corredores de unos 50 países diferentes. Algún día, el alcalde de aquel lugar de cuyo nombre no quiero acordarme recapacitará y apoyará -de verdad, no de boquilla- las carreras…  ¡Y sino, cambiaremos de alcalde!
Obras son amores: Incluso los taxistas locales recogen gratis a cualquier corredor que abandone en carrera y lo trasladan sin cargo a meta. El modelo escandinavo de deporte para todos, una lección.
*Recorrido de La media  maratón de Gotemburgo 2.010

Durante un fin de semana se celebran por toda la ciudad carreras varias, para niños, etc…con la media maratón del sábado a las 13h como prueba reina. Esta edición de los 21,1km cubría 58.122 dorsales, con 20 cajones de salida escalonados para salir de 13:00 (élite) a 16:00 (extranjeros).  Fracasado ante la organización en mi intento de compartir salida y carrera con los “nacionales” Ana, Emelie o Andreas, me resigné a salir con el grupo del farolillo rojo, tres horas despues del pistoletazo oficial. A cambio, pude observar largamente todo el desarrollo del festival: Tumbarme a la sombra en el bosque, comer pasta, seguir la carrera de la élite en vivo por las pantallas e incluso aplaudir la entrada al estadio de los ganadores (1h01 en meta) antes de -por fin- ocupar mi lugar. Una experiencia curiosa.

El recorrido es turístico, con salida y meta en estadio, y visita por los puentes, ríos y linea costera de la ciudad. Hermoso, pero castigador con sube-bajas continuos por zonas de obras, desniveles, colinas y demás. Me recordó mucho la dureza de la media de Madrid. Sin embargo, en esta carrera hay abundacia de vituallas para todos en puestos cada 3-4k así como una decena de bandas de música (rock, jazz, folk, punk, samba, lo que quieras…) y abundante público. Este 2.010 salió la carrera más calurosa de los últimos 30 años, con 26ºC y sol a plomo. Para los suecos era un calor inaudito tras un duro invierno subcero. Un contraste brutal que forzó hasta 20.000 abandonos (¡!)
En mi caso,  salí pues en el “cajón de los guiris” con 57.000 corredores por delante. El ritmo medio que se toman los suecos para completar esta carrera-fiesta es de unas 2h40. Por muy relajado que tratara de tomármelo todo, mis 21km fueron una sucesión inevitable de zigzags constantes, acelerar-frenar…por todo ello poco divertido.  Lógicamente, si mis últimas cinco medias fueron todas clavadas en 1h33, aquí me fui bien tranquilo hasta más de 1h45. La veo como una gran carrera para disfrutar del ambiente compartido con amigos/familiares que no corran así habitualmente, jamás un sitio para probarse a sí mismo.
Y en esa categoría, creo que Gotemburgo bien podría ser visita obligada para un corredor popular. El mejor ejemplo de cómo el espíritu deportivo puede -al menos un día al año- impregnar a todo tipo de personas que se ponen de acuerdo para compartir un dorsal, unas calles y cansarse sin necesidad.
Porque sí, porque nos gusta y porque nos divierte.
No será la carrera perfecta, no…pero en su categoría de carrera-fiesta se acerca mucho. Espero poder correr de nuevo en 2.011 aunque esta vez sí me gustaría conseguir salir con la familia y amigos, y no tener que hacerlo el último de los 58.000. Hasta entonces, Luycka till ! 🙂
Anuncios