Crónica personal del Maratón Nueva York 2011, por Abel de Frutos (3h22m)

If you can dream it, you can do it

 Creo que esta frase explica perfectamente lo que ha sido para mi este maratón. Allá por finales de verano 2010 decidí junto con Roberto correr en New York, el maratón se iba a celebrar el 6/11 justo el día de mi cumpleaños, por lo que me hacía especial ilusión correrlo, así que nos pusimos manos a la obra.

La preparación supuso 1580 kms y 21 semanas en las piernas,  entre ellas los 100 kms de la Madrid-Segovia. Con este bagaje es posible que llegara un poco cansado a la cita, pero aún así decidí consensuadamente con mi entrenador Iván el ir a por todas.

Salida de Barajas el 4/11 (viernes, 5pm) junto con Roberto y esposas para llegar a NY por la noche, pequeño problema con el apartamento (lo que tiene ser un poco desastre) que provoca que no acostemos en torno a las 3am (empezamos bien :-))

En cuanto al apartamento, económico, limpio, cómodo, muy bien situado (cerca de Times Square) y con mogollón de restaurantes por la zona dónde salir a cenar, por lo que podemos decir que fue una muy buena elección (quizás un poco ruidoso).

Nos levantamos el Sábado y vamos hacia la feria del corredor (a tan solo 20 minutos andando del apartamento) dónde habíamos quedado con varios foreros de Elatleta.com, para recoger el dorsal y seguidamente ir a comer. De la feria, no mucho que contar, bien organizada, aún con la cantidad de gente que había, la recogida del dorsal y camiseta es bastante rápida, y gran despliegue de Asics para con su compra-venta de “merchandising” además de todo tipo de tiendas para el corredor, en general me gustó.

Ya junto con todos los foreros y acompañantes vamos a comer a un italiano que nos habían recomendado para cargar hidratos, gran comida y mejor compañía, y allí, quedamos con con dos de ellos (Gandalfin y Zelko) para ir juntos hacia el ferry al día seguiente pues tienen hotel cerca de Times Square, paseo por la zona de Central Park, 5ª Avenida y al apartamento a descansar; preparamos ropa, cenamos en el apartamento (pizza) y a las 10pm en la cama.

 

Después de la comida con los foreros de Elatleta.com

Llega el día de la Maratón de Nueva York: Sorprendentemente duermo casi del tirón y cuando me despierto y veo que son las 4am me levanto, ahí está Roberto recién levantado también, desayunamos, nos vestimos con mil capas de ropa en previsión al frío. Llamada a casa para que me feliciten el cumpleaños 😉 y hacia la parada de metro de Times Square, dónde habíamos quedado.

Allí mientras esperamos el metro nos encontramos con Chulipan (otro forero que no había comido con nosotros el sábado), juntos llegamos a South Ferry, dónde montamos en el trasborodo de las 6:30am que nos tiene reservado la organización. Nota: Aunque la hora del ferry es asignada con anterioridad, no hay ningún control de dorsales a la hora de cogerlo, por tanto si alguno tuviera una incidencia por el camino, no sería imprescindible ajustarse a la hora asignada.

 

Equipación, un acierto 😉

Después de bajar del ferry, nos toca coger un autobús que en unos 45 minutos nos llevará a la zona de salida, a la que llegaremos en torno a las 8am. Allí nos separamos cada uno a su zona de salida y nos quedamos Toppez, Zelko y yo que salimos del mismo cajón. Nos sentamos un rato en el suelo y esperamos a que se acerque la hora: La organización aquí es perfecta, puestos de Dunkin’ Donuts en los que sirven café, infusiones, donuts, puestos de agua, isotónico, bagels, etc,  además de miles de urinaros públicos para el corredor.  A eso de las 8:45am decidimos dejar la bolsa en el ropero,  a esta hora el sol ya calienta bastate y nos hace prever un tiempo inmejorable durante el maratón, nos encontramos con Duracell, que nos indica que nos demos prisa pues a las 9am cierran los cajones del Grupo1, así que nos toca echar la penúltima “meadilla” con algo de presión 😉

Entrada muy limpia en el cajón (en el último minuto), nos deshacemos del resto de ropa que llevamos encima y listos para correr. Justo ante de salir nos encontramos con otro forero (Cuerpoescombro), con él escuchamos el himno americano, y seguidamente el “New York, New York” de Sinatra junto con el pistoletazo de salida (los pelos como escarpias).

(y aquí empieza la carrera)…

En esta ocasión decido picar cada 5km, pues la organización tiene marcada cada milla y cada 5km, sin problemas en la salida, estamos muy bien colocados y ni me estorban ni estorbo a nadie, empezamos subiendo por el puente de Verrazano, al ser al principio no se nota la subidilla y como la segunda parte el puente es favorable los primeros 5kms se llevan muy bien (4:31 161ppm, quizá un poco rápido, pero con las pulsaciones controladas, por lo que no me preocupo), no obstante decido bajar un poco el ritmo por si las moscas y los siguientes 5km los hago en 4’33 y 167ppm, sigo muy cómodo, y empiezo a fiarme algo más de los ritmos y sensaciones que de las pulsaciones, pues el perfil es bastante sube y baja, y la animación de la gente hace que vaya con alguna pulsación de más.

Una vez rebasado el 10k, me encuentro con Javier Moro, un amigo del colegio, me sorprendo pues hacía tiempo que no nos veíamos, charlamos unos segundos y seguimos cada uno a lo nuestro (él acabaría justo por debajo de las 3h).

 

Al paso por el 10k

Kilómetro 15 y tercer parcial un poco más duro en el que aflojo un poquillo (4’37 y 169ppm), sigo perfecto, la gente te lleva en volandas, avituallamientos cada milla de agua e isotónico (voy alternándolos pues el tiempo es perfecto y no veo necesario beber en todos), y así nos vamos aproximando a la media maratón, siguiente parcial (4’35 y 171ppm), sigo perfectamente, disfrutando de la carrera, de cada metro, de la gente animando (españoles, alemanes, italianos, americanos…), de los grupos de música en vivo que vamos pasando, etc,  decido tomarme el primer gel (que no me sienta del todo bien), justo antes de llegar al medio maratón que paso en 1h37:01, en estos 5kms paso una pequeña mini-crisis que junto con la subida por el puente de Queensboro, la soledad y el viento me llevan a hacer este parcial en 5’12 y 176ppm.

Afortunadamente, justo al pasar por el 25k, empezamos a descender hacia 1st avenue, y el murmullo de la gente me hace venirme arriba, la entrada en 1st avenue es colosal, miles de personas gritando, jadeando y animando, hace que se te ponga la piel de gallina, si además escuchas tu nombre, te giras y ves a tu mujer gritando la sensación es increíble (jamás había vivido algo igual).

 

Al paso por la media

Corriendo como en una nube, veo que me alcanza el globo de las 3h15, me da la sensación de que van algo rápido y no me apetece ir en grupo, por lo que dejo marchar unos metros por delante de mi pero les llevo controlados, el siguiente parcial (kilómetro 30) lo hago en 4’33 y 175ppm, totalmente recuperado de la mini-crisis me da mucha moral además de seguir controlando el globo, a partir de aquí se que empieza lo duro pues las calles empiezan a empinarse y ya llevamos unos cuántos kms en las patas.

Entramos en el Bronx y mola ver como vive el maratón la gente del barrio, grupos de gospel cantando y la gente ofreciendo comida y bebida a los corredores. El siguiente parcial se me va a 4’48 y 176ppm, no me preocupo, pues llevo colchón y el terreno es algo más duro, así que este bajón de ritmo estaba previsto, aquí ya me he tomado el segundo gel que me sienta mejor que el primero y justo cuando tengo previsto tomarme el tercer gel una vez pasado el 35k, noto latigazo en el glúteo y empiezo a tener problemas con la ciática, intento seguir el ritmo, pero no puedo.                                                                                                                                                                                 Hago cuentas, revisión de daños y decido que aquí acaba el intento de MMP, la pierna no me deja correr en condiciones, me duele bastante y no quiero acabar arrastrándome por Central Park, así que bajo el ritmo para acabar disfrutando de la carrera sin terminar lesionado; siguiente parcial ya metidos en los toboganes de Central Park en 5’09 y 182ppm donde vuelvo a ver a mi mujer y me acerco para decirle que ando algo tocado pero que llego a meta sin problemas, beso y a por los 2195 metros restantes que hago a 5’54 y 164 ppm. Justo antes de esto, oigo un grito “Vamos Abel! España, España!” , miro  y veo a Pablo Villalobos y Amaya San Fabio desgañitándose y animando a todo corredor que pasaba por allí. Me hace especial ilusión ver como me anima el vigente campeón de España de maratón, grandes los dos!!

 

En Central Park a saludar a Ruth y Sonia, besito incluido 😉

Ya en línea de meta me encuentro con Duracell que llega justo detrás de mi, nos felicitamos y a cambiarnos, dónde Roberto me cuenta la carrera de los demás.

Resultado final: 3h22’50’’ – Puesto 3899

En definitiva, la experiencia ha sido espectacular, una de las mejores formas de celebrar mi cumpleaños y una carrera que ningún maratoniano debería perderse (a pesar del coste).

Destacar la organizacion de la carrera, tanto antes, durante  como después y por último dar las gracias a todos los que han seguido la carrera (tanto desde el foro, facebook, móvil, como desde cualquier otro sitio) a Roberto, Sonia y Ruth por acompañarme en el día de mi cumpleaños y a Iván por su paciencia durante la preparación.

_______________

Crónica redactada por Abel de Frutos (AFA) para Moxigeno.com

Anuncios