El corredor y el SISU

*Monumento al sisu finés en una colina de Laponia. (Foto: Pauli Simonen)

Muchas veces las cosas que persigo en la vida se tuercen: Los proyectos se agostan, las relaciones se agrían, el corazón se fatiga, se nubla la cabeza…y no pienso más que en dejarlo, tirar la toalla y olvidarme. Antes de perder la cabeza, intento entonces distinguir cuando algo vale realmente la pena. Si lo vale habrá que pelearlo: Echarle las “hormonas”, ilusión, y hasta lágrimas que cueste completar esa ilusión. Así en las cosas de familia como en el trabajo, o en las carreras.

Abriendo el zoom mental, problemas de ese tipo los ha sufrido desde hace siglos el pueblo finés. Inmerso en una naturaleza tan hermosa como gélida, donde la supervivencia es un reto en sí misma. Y rodeado por unos vecinos -Imperio Sueco primero, Rusia comunista despues- que durante siglos invadieron, atacaron y expoliaron. Quizás por eso, el idioma finés alumbró un nombre especial para esta dureza de cuerpo y mente que te sostiene y te empuja sin desmayo hasta completar una misión perseguida: SISU.

*Tropas finesas afrontando el avance ruso en 1.939

Ojo! El concepto original es intraducible. No es la lucha por la lucha en sí, (“por mis c…”) sino ese raro equilibrio de cabeza fría y corazón caliente que no para hasta lograr un objetivo voluntariamente perseguido. Quizás nunca ha brillado más ese concepto nacional que en la Guerra de invierno de nov1939-mar1940: Durante cinco interminables meses, un puñado de nórdicos abandonados a su suerte pararon a cuerpo un alud de divisiones de la Rusia de Stalin. Aquellos insensatos lograron salvar su independencia y el 90% de su territorio. Asombroso.

Pensando en los deportes, es evidente que un pueblo empapado de ese coraje interior, puede ofrecer mucho a las carreras. Ahí tenemos todas las leyendas del atletismo finlandés, los hijos del SISU: Paavo Nurmi y Lasse Viren son quizás los estandartes de la legión de finlandeses voladores salidos del país de los mil lagos.

En el próximo Medio Maratón de Madrid del 5abr09 hará justo 3 años que decidí, tras pasar agónico la carrera del 2.006 para completarla en 2h10, que debía esforzarme más y mejor por mantenerme sano, o abandonarme definitivamente al PC, al sillón y el mando a distancia 😉
Antes de cumplir estos tres años de corredor anónimo, quería rescatar algunos momentos de SISU entre compañeros que me han animado e inspirado. No por el logro de cada uno en sí, sino por que la pelea y el esfuerzo que llevaron a completar cada meta, me animaron a mí en las mías.

Recuerdo la homérica Puyada de Oturia de 2007 de Alex, en un campeonato de españa de corremontes que mas pareció un experimento de resistencia al terreno y al calor.
El bárbaro Cruce de los Andes de Gurisa y Merak del 2.008, pasando por encima de agotamientos mentales y lesiones.
La subacuática Marató i Mitja 2008 de Syl y Krisma, con bajones de azúcar y sobredosis de agua bajo, dentro y sobre las zapatillas.
Recuerdo los mails que mandaba a Julio mientras seguía a diario su Marathon des Sables 2008. Yo en la pantalla de mi ordenador; él reseco y rebozado de polvo sahariano, como un sabio idiota.
El increíble farolillo rojo de Pedro en la Ultra trail Aneto 2008, perdido y solo tras 21h de pelea por los montes, machacado por una granizada y aún asi arribando a meta en Benasque.
El más que inesperado Maratón de Barcelona 2.009 de Dallas, cruzando más allá de los propios límites racionales hace apenas un mes, con Emilie y Andreas tambien magníficos.
Los 50k interminables de Carlos hace nada en Vallecas, un duelo de voluntades en la propia cabeza, donde la moneda bailó en el canto y al fin cayó de cara tras horas de coraje detrás.

Otros proyectos aún no han coronado cima, pero llevan ya mucho empuje detrás en el que me he inspirado tambien en horas bajas. Esperamos que logren culminar con éxito:
El inminente debut en media maratón de Alfonso, tras un vía crucis de lesiones y recaídas donde a cada caída sucede una nueva levantá. ¡Hasta la victoria siempre!
Los retos sub4h en 42k que pronto afrontarán Javier y Jose. Camaradas de los que tan cerca me siento, pues yo no lo pasé hasta Londres 07, en mi 3ª maratón y con gran agonía.
Y como no solo en las carreras luce el SISU, el estupendo reto académico que se autoimpuso Elmo en su segunda juventud. De momento luce bien lozano pasado ya el Ecuador, pero aún le espera mucha tarea.

Para mi pido solo que no me abandone ese espíritu cuando el próximo 28AGO encare mi gran ilusión del año, la Ultra Trail del Mont-Blanc 09. El misterio de qué hay más allá de la frontera de una noche y un día de aventura non-stop por las montañas.

A todos los que, como yo, esperais impacientes en estos próximos meses el momento del duelo mano a mano con la fiera elegida, os deseo que al llegar el gran día podais, podamos, sentir el SISU ardiendo en las venas.
Incluso aunque no sepamos traducirlo, ni haya muchos lagos por estas tierras. 🙂

*Paavo Nurmi en Amberes 1.920

______________________

Para saber más del sisu y sus misterios, aquí la wikipedia
Pintoresca visión en los ojos de un periodista de Washington, aquí.
Anuncios