Maratón Solidario de Toledo 2018: Resultados, fotos y crónica por Abel de Frutos.

.

Posiblemente EL MEJOR MARATÓN DEL MUNDO: Por supuesto esto es una opinión personal, pero tras correr maratones en Florencia, Sevilla, Barcelona, Madrid, Copenhaguen entre otras, esta maratón es especial, es única y para mi la mejor del mundo. Transcurre en un parque, mitad tierra, mitad baldosa, y hay que dar 75 vueltas para completar los 42.195m de la maratón.

.

A priori nada destacable, pero lo que diferencia esta maratón de otra, es la organización, organizada por el colegio Virgen del Carmen de Toledo, durante meses, los profes y los alumnos dedican parte de su tiempo para preparar este maratón, para que todo salga perfecto, para que cada uno de los 50 participantes sea animado durante cada una de las 75 vueltas del circuito, llueva, haga frío o calor, da igual, ahí estarán los alumnos de 3-4-5 años, los de primero, segundo, tercero, etc animando personalmente a cada uno de los corredores y todo ello para contribuir  a la causa solidaria a la que se dedican los ingresos de la prueba.

.

BREVE HISTORIA DE LA CARRERA

En el año 2008, el colegio “Virgen del Carmen” de Toledo, de la congregación de Hermanas Carmelitas de la Caridad-Vedruna, organizó  el I Maratón Solidario “Circo Romano de Toledo”. Una prueba atlética singular no competitiva que se desarrollaba en un circuito cerrado de tierra trazado en el recinto del CIRCO ROMANO DE TOLEDO sobre la distancia de un Maratón (42.195 mts). Perseguía transmitir a toda la comunidad del Colegio (alumnos, padres, profesores,…) y a toda la ciudad, la importancia del valor del compromiso y la ayuda a las personas y la atención a las necesidades concretas de nuestro mundo. Tras varios años organizando la carrera aunalmente, en los últimos años se celebra cada dos años.

En 2018, los fondos económicos recaudados se destinarán al sostenimiento económico de la escuela de Okong Oyek en Guinea Ecuatorial, escuela creada a través de la financiación de nuestro maratón en ediciones anteriores y proyecto asumido por la FUNDACIÓN VIC, entidad cuya misión es apoyar e impulsar los proyectos donde trabajan directamente las Hermanas Carmelitas de la Caridad Vedruna, actuaciones que llevan a cabo en países en vías de desarrollo. El proyecto de este año tiene un coste de 1500 euros. Si hubiera excedente económico, se destinaría al Proyecto Vedruna Toledo consistente en la reforma integral del colegio “Virgen del Carmen”.

FICHA TÉCNICA MARATÓN SOLIDARIO TOLEDO 2018

16 DE MARZO DE 2018. Distancia: 42195m

Lugar: Paseo Merchán (Toledo)

Circuito de 563m – Total 75 vueltas

Número de atletas: 50

Campeones:

Femenino: Paloma Martín

Másculino: Rafael Cros

CRÓNICA MARATÓN SOLIDARIO TOLEDO 2018, por Abel de Frutos.

Foto: Colegio Virgen del Carmen

Desde marzo 2016, tenía claro que este 2018 haría todo lo posible por volver. En ese 2016 (mi segunda participación) acabé la maratón con un tiempo de 3:27:30 y nueve días después corrí el maratón de Barcelona e hice mi actual MMP en maratón 3:10:01, lo que me sorprendió bastante.

Por tanto, el día que recibí el correo de Carlos, indicando que el 16 de marzo de 2018 se celebraría la VII edición, no lo dude y reservé el día sin pensar en que otras carreras podría tener. Las casualidades hicieron que el 25 de febrero se celebrara el maratón de Sevilla al que me apunté y que además me surgiera la posiblidad de correr la RCE125k GaoligongbyUTMB. aún así y tras comprobar como estaban las piernas, decidí acercarme a disfrutar del día con mis compañeros de Los Paquetes.

No las tenía todas conmigo pero siempre podía bajarme en cualquiera de las vueltas y no completar los 42195m, sin embargo, hay un dato que no había tenido cuenta (o sí), si completaba este maratón contaría como el 25 maratón con dorsal finalizado, y claro, uno no es cabezón apenas, por lo que una vez comenzara a correr iba a ser complicado que me retirara a menos que hubiera lesión de por medio.

Un maratón (Sevilla) y un ultra (RCE125k) en 15 días, y una semana después un maratón más, aunque eso no es lo que más cansado me había dejado, si no la cantidad de horas de avión y escalas que me habían hecho llegar a casa el martes por la tarde, por lo que todavía andaba con algo de jetlag.

Me levanto a las 5;45 de la mañana, me visto, desayuno y cojo el coche hacia Toledo. Aparco en el parking de tierra en el que acostumbro (a unos 500m del paseo Merchán) y me dirijo hacia la salida en la que me encuentro con Los Paquetes, y muchos otros corredores conocidos de otras tantas carreras (Javi Mulas, Bassit el abuelo, Javi Sanz, Julián, etc). Tras un ligero desayuno (no hay paquete que no desayune unas porras antes de un maratón), charla con los amigos y cambio de ropa, nos hacemos foto oficial todos juntos que servirá para el cartel del año que viene.

Foto: Atletismo Toledano

La prueba no es competitiva, y salimos tranquilos, yo no se cuánto van a dar de si mis piernas y salgo en un grupete junto con Canillas, Pardillete y Paloma, los cuatro Paquetes vamos dando vueltas al circuito junto con la compañía de otros corredores que se nos van juntando o alejando según progresa la prueba, veo muy bien a Pardi y Cani, y los kilómetros van saliendo entre 5’18-20, pero según pasan las vueltas entre unos y otros la cosa se va animando y acabamos dándo vueltas a ritmo de 5’10. Este ritmo se me empieza a hacer algo exigente debido a la paliza de carreras , aviones y aeropuertos que llevo encima.

Mientras vamos dando vueltas Edu (Conmmedia), no para de hacernos fotos y van pasando unos tras otros cada curso de alumnos del colegio Virgen del Carmen que tienen preparados carteles personalizados para cada uno de los corredores. Es increible como se desgañitan los chavales para animar a corredores que están dando vueltas a un circuito tan pequeño, es algo indescriptible. Vamos comentando que claro, muchos de estos chavales han estado ahí, año tras año, durante las 7 ediciones de la carrera, por lo que tienen este maratón metido en la sangre.

Van pasando las vueltas, vemos ritmos de 5’10, los chavales animando a lo bestia, y un avitualluamento justo en recta de meta al que no le falta de nada, agua, isotónico, naranjas, plátanos, chocolate, dátiles, pasas…y unos chavales que además de ofrecernos el avituallamiento, no paran de animar.A

Foto: Abel de Frutos, con los chicos del avi

A eso del kilómetro 2X, las piernas se empiezan a quejar, empiezo a tener poblemas, así que me voy descolgando del grupo, Pardi y Paloma continúan como motos, y Cani (que ha tenido problemas en los gemelos en las últimas semanas se queda conmigo), vemos como se van alejando poco a poco y tras unas vueltas juntos, Cani se para a hacer se unas fotos con la clase de 4 años que le están animando, yo paro un momento en el baño y a partir de ahí me quedo solo, bueno no se puede decir solo pues en un circuito tan pequeño te van pasando corredores, vas pasando a corredores continuamente y te vas juntando con unos y con otros, sin embargo, ahí mis piernas empiezan a sufrir el tute que les he dado en las últimas semanas, el ritmo bajando lentamente mientras continuamos dando vueltas y vueltas.

Llegan los niños de 5 años, ahí están algunos de los que me animan ahí (hay que tener en cuenta que cada corredor tenemos una clase asignada para nosotros)

5 años B, mis fans!!

Paro a hacerme alguna foto con ellos y continuo poco a poco. Siguen pasando los kilómetros (o las vueltas) y cada músculo de mis piernas empieza a quejarse con fuerza, voy pasando de vez en cuando a Zerolito (Jesús) que va también con problemas por unas molestias recientes y veo caras conocidas como la de Jabo que se ha venido a vernos desde Madrid, nos va animando al igual que los alumnos y vamos completando vueltas y vueltas.

A falta de 5-6 vueltas ya voy un poco tocado (sobre todo muscularmente) y le pregunto a Cani (tuvo que dejar la carrera por molestias) que me diga cuántas vueltas me quedan, pero no me dice nada hasta que me quedan dos, ya no queda nada, Pardi y Paloma (que queda primera en chicas) ha llegado ya, me esperan en meta junto a Edu, Cani e Iván, para completar mi tercer Maratón Solidario de Toledo en 3:5X:XX, no se el tiempo final pues se me olvida parar el crono. Recogo mi bolsa, me entregan la medalla (que previamente han hecho con sus manos los alumnos del colegio) y una bolsa con fruta, agua, isotónico, una camiseta y una carta muy especial que escriben los alumnos del colegio a cada uno de los corredores, una carta que leo al momento y que me emociona sobre manera.

Tras la finalización del maratón el colegio ofrece sus duchas a los corredores además de una comida en el comedor del colegio al que este año no pude asistir.

En definitiva, por todo esto que habéis leído creo que este es EL MEJOR MARATÓN DEL MUNDO. Muchas gracias a Carlos, a David, a Ana (que este año tras su recién parto no pudo estar ahí), a todos los profes y alumnos del colegio Virgen del Carmen por organizar este maratón y darnos la posibilidad de disfrutarlo cada dos años. En 2020 si no ocurre nada raro volveremos a Toledo.

Anuncios